lunes, 8 de julio de 2013

Cine, mentiras y eslóganes publicitarios

El eslogan es mentira
Los eslóganes son expresiones breves que llaman nuestra atención en los anuncios publicitarios y la propaganda, buscan persuadirnos y convencernos. Hay algunos eslóganes que se han convertido en clásicos como el "Bueno, bonito y barato", "Busque, compare, y si encuentra algo mejor, cómprelo", y el célebre "La chispa de la vida". En Spot (Guillermo Zapata, 2010) un hombre va a poner una queja por la publicidad de un anuncio, se siente engañado por la mentira del eslogan.
La publicidad es así, no puedes quejarte de su retórica



El lenguaje publicitario está caracterizado por ser persuasivo, no busca ser fiel ni veraz, sino subjetivo, incitando y atrayendo nuestra atención para que actuemos (comprando un producto, votando una opción política en el caso de la propaganda). Para lograr estos objetivos, el lenguaje de la publicidad desarrolla estrategias precisas para llegar a nuestros sentimientos e influir en nuestro comportamiento, como el uso de frases muy sonoras, melodías pegadizas, o imágenes atractivas y estimulantes. Los eslóganes son muy importantes y su fuerza sobre el consumidor puede ser enorme, es por ello que en muchas ocasiones se suelen utilizar enunciados imperativos o en segunda persona que indican ruegos, mandatos o incluso órdenes que nos llegan como flechas. Con todo, la mayoría de los consumidores o receptores de publicidad saben que sólo se trata de anuncios y nunca se los toman al pie de la letra... aunque siempre hay algunas personas ingenuas que se los acaban creyendo de verdad.

Quejas, reclamaciones, eslóganes, son sólo palabras

El protagonista de Spot tiene ese problema: el eslogan de la publicidad de una bebida refrescante le ha convencido tanto que incluso se lo ha creído a pies juntillas, y luego ha comprobado que no se han cumplido las expectativas prometidas por el anuncio. No obstante, ¿eso es motivo de queja? Si reflexionamos un poco, casi ningún eslogan es realista, incluso los de las campañas oficiales se basan en argumentos subjetivos que buscan persuadirnos emocionalmente. Y aún así son muchas las personas que plantean quejas en las oficinas del consumidor, ante la decepción de la falta de correspondencia entre la fantasía de la publicidad y la realidad de los productos. Pero en Spot se va más allá, y es que no hay mayor persuasión que la que nos llega a través de alguien que nos mira fíjamente a los ojos y nos convence con su experiencia personal. La gente hace lo que ve que hacen otras personas, y esta prueba social es el mejor marketing, como lo prueba el "anuncio dentro del anuncio" en el que se basa este cortometraje.


"Te hace la vida más fácil"

EN CLASE DE ESPAÑOL
El lenguaje publicitario está en nuestra vida cotidiana, vivimos rodeados de anuncios, lemas y eslóganes publicitarios. Es importante reflexionar sobre las estrategias de persuasión de la publicidad, ya que en la actualidad ya no son las mismas que décadas atrás. Con todo, hay estrategias persuasivas que son definitorias del lenguaje y la retórica publicitaria, como la reciprocidad (lo que queremos para todos), el compromiso (con un producto, una marca), seguir a figuras de autoridad o personajes célebres, lo que nos gusta... Los eslóganes más pegadizos son aquellos que comunican un mensaje poderosamente, como el "Think Different" de Apple junto a la imagen de la manzana, logotipo de la empresa. Una buena manera de reflexionar sobre la publicidad en la actualidad puede ser la de seleccionar aquellos anuncios que más nos han impactado y determinar qué estrategias (lingüísticas, audiovisuales, semióticas) se han desplegado para llamar nuestra atención.