martes, 22 de octubre de 2013

Slang

Pues eso, desde que está en la ESO va a su bola
Dos amigas charlan sobre sus cosas, pero nos cuesta comprenderlas a pesar de que hablan español. El slang es como llamamos en inglés a la jerga coloquial, se utiliza en contextos informales y resulta algo difícil de comprender a las personas externas a los grupos juveniles y urbanos en los que se desarrolla. El cortometraje Pipas (Manuela Moreno, 2013) nos sumerje de lleno en un caudal de expresiones coloquiales, de jerga juvenil, que va callendo a nuestros oídos entre las cáscaras de las pipas que mastican las dos chicas que hablan. Este cortometraje, ganador del Premio a la Mejor Dirección y al Mejor Guión en la IX edición del Festival Notodofilmfest, es un sobresaliente reflejo de una forma de hablar, de comunicarse, de vivir.

Sin cultura, incluso sin "contra-cultura"
En Pipas se pone el acento no sólo en el lenguaje coloquial ("ir a su bola", "me la pega", "se le va la olla") sino también en la necesidad de la cultura como herramienta poderosa para comprender las experiencias de nuestra vida. En este sentido, el cortometraje es una urgente llamada de atención a los jóvenes de nuestra sociedad para que hagan un esfuerzo por remontar la apatía y se pongan a estudiar, a cultivarse, a salir de lo más cotidiano que puede encerrarles en universos alienantes. En el diálogo entre las dos chicas jóvenes, en el cual critican al novio de una de ellas por estudiar la Educación Secundaria Obligatoria ("¿Para qué estudia si va a seguir siendo un panadero toda su vida?"), se pone en evidencia que la falta de cultura es algo embrutecedor y que no nos permite ni crear otras formas alternativas de pensar, de sentir, de expresarnos.

3,1416 / Pi / Pilar
Es muy divertido el doble sentido sobre el que se basa el guión del cortometraje, ya que el número Pi (3,1416) es interpretado por las protagonistas como las iniciales del nombre otra chica ("Pilar"), número que la novia de Paco lleva también como logo en su sudadera. Resulta evidente que la protagonista se lleva un mal rato por nada, y además se lo hace pasar mal a su novio (a quien reprocha estar aprendiendo inglés), no cogiendo sus llamadas al móvil. Este toque de humor e ironía sobre el que gira el cortometraje suaviza la dura realidad que se critica: la de la falta de nivel cultural y de referentes que en la actualidad sume a más de una generación en la falta de oportunidades.

EN CLASE DE ESPAÑOL
Tampoco les estamos ayudando
En el cortometraje Pipas podemos ver reflejado un sector de la juventud actual, indiferente a la cultura y los estudios superiores. Con todo, también debemos reflexionar sobre la juventud como una etapa de la vida difícil y llena de obstáculos e incertidumbres. Por eso, en el cortometraje también sentimos la culpa de no saber ayudar a los jóvenes de hoy en día, ya que son uno de los sectores sociales más vulnerables y la crisis los ha dejado solos, a su suerte. Resulta importante reflexionar en clase de español sobre cómo es la juventud actual en los diferentes países, qué modas siguen, su forma de hablar y comunicarse (por redes sociales, WhatsUp, SMS, chats). Por ejemplo, los jóvenes franceses hablan "verlán", que es la lengua francesa pero al revés ("chirdé" es el revés de "ça déchire", lo que quiere decir que "c'est génial"). El lenguaje de los jóvenes es muy especial en todos los países y culturas, en España la novela Historias del Kronen (1994, José Ángel Mañas) fue pionera en retratar con gran veracidad la forma de hablar de los veinteañeros de hace, ya, veinte años.