sábado, 22 de marzo de 2014

A voces

¡Yo tambiéeen!

Al subir a un lugar alto, es una tentación gritar al vacío; también, como en un juego, en los lugares solitarios e inhóspitos nos atrae emitir un grito para sentirmos liberados, es una sensación fuerte que nos permite dar salida a emociones profundas. Es lo que, precisamente, les ocurre a los dos protagonistas del cortometraje Los gritones (Roberto López Toledo, 2010). En un breve minuto y 15 segundos, se cuenta la historia de dos jóvenes que se ponen a gritar, jugando, asomados sobre un puente solitario encima de las vías del tren.
¡Te quierooo!

La pareja empieza a gritar, y parecen muy divertidos, pero esta liberación de emociones, de expulsión de lo que llevan dentro, termina volviéndose como un bumerán contra ellos. Lo que empezó como un juego inocente y desenfadado, termina con un terrible silencio que, a los espectadores, nos hace comprender que el vacío, ahora, se ha desplazado e instalado entre ellos. Ello ocurre porque el chico deja de jugar y aprovecha la situación para declararse, para decir "Te quiero" a la chica. ¡Qué error! Porque la joven lo que quiere es seguir gritando intrascendentemente, sin implicarse en sus palabras aunque las diga a voces.


El vacío, ahora, entre los dos

EN CLASE DE ESPAÑOL
Este cortometraje, a pesar de su brevedad y simplicidad, es muy versátil y permite realizar muchas actividades lúdicas con estudiantes. Lo que nos interesa a nosotros aquí es subrayar con Los gritones las consecuencias que puede ocasionarnos en la comunicación saltarnos las máximas de Grice y no cooperar con nuestros interlocutores. Ello quiere decir que si iniciamos una conversación que se está realizando en un contexto de "juego" o "broma" no podemos, de repente, saltar a otro contexto opuesto o paralelo (una declaración amorosa -en este corto-, pero imaginemos que se aprovecha la ocasión para la expresión de un reproche o una amenaza, por ejemplo). Qué duda cabe que este cortometraje es una buena ocasión para presentar expresiones españolas como "hablar a voz en grito" o (ser) "el último grito", así como colocaciones léxicas como "soltar/pegar/lanzar un grito".

PREMIOS
Premio Especial del Jurado en el Festival Notodofilmfest en su VIII edición