lunes, 10 de junio de 2013

Ganar la partida

Dos mujeres que apuestan por ganar
En la película Siete mesas de billar francés (2007, Gracia Querejeta) se presenta una historia emocionante, la de dos mujeres que se lanzan al juego de la vida. Los premios ganados por las actrices de esta gran película lo dicen todo, ya que el film obtuvo en el Festival de Cine de San Sebastián la Concha de Plata a la Mejor Actriz (Blanca Portillo) y el Premio Goya a la Mejor Actriz Protagonista (Maribel Verdú).

La hija y la segunda esposa del recién fallecido Leo se juntan -y conocen- al organizar su sepelio, ambas deben ponerse de acuerdo en todo, cuando todavía viven el shock de su pérdida. Bajo los efectos del dolor, piensan que es posible continuar juntas como socias el negocio del Salón de juego de billar de Leo, del cual ahora son propietarias. Para revitalizar este antiguo establecimiento, el reto que se impone es formar un equipo de jugadores para participar en torneos y para ello buscan a jugadores profesionales de billar que, no por casualidad, resulta que son los mejores amigos de Leo.

Asumir riesgos para lograr lo que deseamos
Como es bien sabido, en el amor y en el juego hay que asumir riesgos para ganar la partida. En Siete mesas de billar francés las protagonistas luchan contra dos importantes obstáculos: el desánimo tras la muerte de Leo, y también su propio temperamento. A medida que avanza la película descubrimos a través de estas mujeres la auténtica personalidad de Leo: duro, severo, intratable. A causa de su influencia, las dos mujeres han perdido en el amor, pero ahora quieren tomarse la revancha y una segunda oportunidad a través de un juego que requiere gran destreza y habilidad, el billar francés. Las carambolas que producen sobre el verde tapete de juego son una metáfora de los choques y reencuentros que profundizan los sentimientos que se van fraguando entre estas dos mujeres luchadoras.

Ángela y Charo, las protagonistas de Siete mesas de billar francés, terminan formando equipo. Juntas unen sus fuerzas para sacar adelante el Salón de juegos y trazar el nuevo rumbo de sus relaciones sentimentales, Ángela con el padre de su hijo y Charo con su nueva pareja.

Mi productor, sobre todo mi padre
EN CLASE DE ESPAÑOL
En películas como Siete mesas de billar francés se muestra la importancia que tiene en el universo de la directora Gracia Querejeta la familia y las relaciones afectivas, familias a veces desestructuradas pero con sentimientos muy intensos. Los vínculos familiares perduran después de la muerte. La figura del padre es tradicionalmente el eje alrededor del cual se estructura nuestra sociedad, nuestra cultura, "padre" (papá) es la primera palabra que pronunciamos en nuestra lengua materna. Este film nos ofrece una magnífica oportunidad para reflexionar sobre la herencia que nos dejan nuestros padres, sobre los valores que se traspasan de generación en generación y que conforman los cimientos de nuestra identidad.