miércoles, 5 de junio de 2013

Homenaje a Alfred Hitchcock


Psicosis, la madre
Somos muchos los admiradores de Alfred Hitchcock, el gran maestro del suspense. El cortometraje Tercero B (2002, José Mari Goenaga) es un thriller en el que muchas escenas rinden homenaje al magnífico cineasta británico. Cuando empieza el cortometraje, ya la banda sonora nos trae ecos muy claros e inconfundibles de aquellos violines entrecortados de títulos tan célebres como Psicosis, su obra maestra, y también Los pájaros o Marnie la ladrona.

Otra cita evidente es la personalidad posesiva y manipuladora de uno de los personajes principales de Tercero B, como en los clásicos de Hitchcock. Hablamos de la madre de la joven protagonista, una mujer intransigente y controladora, cuya psicología obsesiva, sádica y dominadora es el elemento desencadenante de la trama. La joven vive en un ambiente afixiante en una casa oscura, tenebrosa, donde la presencia de la madre impide hacer cualquier movimiento que no sea objeto de censura. Para esta chica solitaria un baño en la playa es la mejor válvula de escape (para "refrescarse" de su angustia), pero cuando llega allí duda entre dejar su bolsa con unos jóvenes de aspecto desaliñado o con un hombre bien vestido que lee el periódico. Los prejuicios llevan a la chica a preferir al hombre aparentemente honesto para guardar sus cosas... y en este error empieza su pesadilla.

Lo parece, pero ni es Tippy Hedren, ni Grace Kelly, 
ni tampoco Janet Leigh, las musas del suspense

Este cortometraje ha sido ganador de 45 premios nacionales e internacionales, ya que es un brillante ejercicio de estilo en el cual sobresale un montaje excepcional. El ritmo de las escenas de Tercero B es trepidante, los primeros planos de la joven protagonista y el hombre a quien entregó su bolsa en la playa se suceden en cross-cutting, de forma paralela. La tensión va subiendo in crescendo cuando el hombre de la playa localiza la dirección de la joven y entra en la casa. Nadie podía imaginar que sus intenciones eran tan malas, pero en la casa se encontrará de bruces con un suceso tan inesperado como macabro.

Un duelo a muerte,
entre un maniaco y ... ¿una víctima?

El duelo entre la joven y el hombre es feroz y despiadado. Ambos se baten a muerte en el lúgubre y desolado piso, donde yace la madre muerta en un tétrico salón. Pero... ¿quién ha cometido este crimen? El montaje de historias que ocurren de forma simultánea nos permite ver los dos puntos de vista de los antagonistas, por ello sabemos que el homicida no había sido el maniaco de la playa... sino la propia hija (su personalidad está tan trastornada como la de Norman Bates en Psicosis). La alargada sombra del crimen se proyecta en todo el espacio de la casa, haciendo de este lugar otro auténtico protagonista: el piso, el "Tercero B" que da título al corto es otro desequilibrado personaje más (es estrecho, alargado, obliga a los personajes a pelearse), un espacio que conocemos gracias a los excelentes travelling del pasillo. La vuelta de tuerca de este magnífico thriller es que en este film nadie está libre de ser perverso: la madre por su crueldad, el hombre de la playa por su mentira y la hija por su venganza.

No es Norman Bates
EN CLASE DE ESPAÑOL
Los thriller nos permiten trabajar en clase el tema de las apariencias. En Tercero B podemos proponer la reflexión sobre la relación entre nuestras elecciones y nuestros prejuicios, hasta qué punto las ideas preconcebidas por los estereotipos sociales nos pueden llevar a hacer una mala interpretación de la situación de comunicación y de nuestros interlocutores. En español hay muchos proverbios como "las apariencias engañan", "guárdate del agua mansa", "caras vemos, corazones no sabemos", "cómo te ven te tratan", "el león no es como lo pintan", a través de los cuales la sabiduría popular nos advierte del riesgo de no pensar por nosotros mismos y la necesidad de estimular más la empatía con quien hablamos, saber identificar las intenciones de los demás. Y es que, como en la vida misma, en Tercero B nadie es lo que parece.

Tercero B est un hommage à Alfred Hichcock. Une jeune femme habite dans une maison obscure, ténébreuse, où la présence de la mère empêche faire n'importe quel mouvement, la mère a un très mauvais caractère. Pour cette fille solitaire un bain dans la plage est la meilleure façon d'échapper à la réalité (elle a besoin de s'eloigner de son angoisse). Mais lorsqu'elle arrive à la plage, elle doute entre laisser son sac avec quelques jeunes d'aspect négligé ou avec un homme bien habillé qui lit le journal. À cause des préjugés, la femme préfère l'homme apparemment honnête pour garder son sac... Et dans cette erreur commence son cauchemar.

Tercero B is a homage to Alfred Hichcock. One young woman lives in a dark house, where her mother makes their lives insufferable, full of a deep pain. For this solitary girl a bathroom in the beach is the best way to forget her problems (to take care of her anxiety). When she arrives, she doubts between leaving her bag with some youngsters of bad appearance or with a very well dressed man that reads the newspaper. Because of the prejudices, the girl prefers the apparently honest man to save her things... And in this error begins her nightmare.