miércoles, 5 de febrero de 2014

La alfombra roja

Artista de cine, sin vida de estrella
Llegan los Premios Goya, como cada mes de febrero, y aprovechamos para celebrar esta importante cita con el cine español. Por ello, la mejor forma de festejar la buena salud de nuestro cine es apostar por un extraordinario documental, La alfombra roja (Josu López y Manuel Fernández, 2013), nominado a los Premios Goya 2014. Este documental nos cuenta cómo es la vida de personas en situaciones extremas, centrándose en la historia de Rubina, la niña india protagonista de la película Slumdog millionaire. ¿Qué fue de la pequeña después de rodar la película?, ¿su vida cambió después del éxito del film?

Niños por todas partes, ilusión entre desechos

Este documental es magnífico, el magnetismo de Rubina nos atrapa desde el primer fotograma y su belleza contrasta con la espeluznante miseria del Slum de Bandra donde vive. La niña cuenta en primera persona su vida, y nos sorprende su lucidez al describir la pobreza del suburbio y las chabolas afirmando al mismo tiempo que es muy feliz. En el Slum todos son pobres, las calles están pobladas de niños que deambulan todo el día entre basura y desechos, por eso la sonrisa e inocencia de Rubina alcanzan un valor añadido: el de una enorme fuerza vital.

Si vivo en un edificio, volveré al Slum los domingos

En este suburbio de Bombay la infancia tiene un recorrido complejo, ya que la libertad con la que viven los niños se combina con la realidad de que la mayoría trabaja cuando puede y en lo que salga por ahí. La misma Rubina nos cuenta que trabajó en la tienda de patatas de su familia, aunque a ella lo que le gusta de verdad es ser actriz. Después del colegio Rubina vuelve a jugar con los niños de su barrio en la calle, ya que eso -estar en la calle- es lo que hacen normalmente los niños del Slum. Muchos de ellos enferman, al bañarse en pozos sépticos o con el agua del monzón, incluso Rubina nos habla con franqueza de sus problemas de salud -con un episodio grave de malaria-. Que alguien con un talento y cualidades tan patentes viva en condiciones tan insalubres es más que lamentable. Y sin embargo, esta niña de 12 años siente un apego enorme por el Slum donde vive con su familia, como si fuera una patria chica a la que siempre se quiere volver. Después de ganar un Óscar, su sueño de ser actriz es lo que le hace crecer día a día como persona.

Jugar, trabajar, soñar
EN CLASE DE ESPAÑOL
La vida en condiciones extremas es difícilmente imaginable, solamente aquellos que han visto desde dentro la pobreza pueden hacerse una idea acertada. De poco sirve viajar como turista o cooperante ocasional, la frivolidad con la que occidente mira a los países pobres de otras áreas geográficas se refleja en el mundo del cine, ya que en La alfombra roja vemos que ganar un premio (¡un Óscar de Hollywood!) no aportó nada a la pequeña actriz que lo consiguió por ser pobre. Con el visionado de este documental en clase podemos reflexionar sobre el punto de vista y la función del narrador cuando contamos una historia, ya que está claro que la realidad es según el color con que se mire.

Más allá de los premios, una historia soberbia

Si quieres saber más de La alfombra roja, haz CLICK AQUÍ.

Nominado a MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL en los Premios GOYA 2014.